¿Están en peligro las peluquerías en tiempos de COVID-19?

Todos hemos sido testigos de las consecuencias de la pandemia, meses duros y calles vacías. Donde antes los niños corrían y la gente tomaba café, de repente estaban desiertos, algo a lo que poco a poco nos hemos ido acostumbrando y donde, por desgracia, muchos pequeños comercios han caído, pero ¿es la pandemia un factor de riesgo? Hablamos de las peluquerías en tiempos de Covid-19.

Realmente la pandemia es algo que promete no irse en mucho tiempo, un golpe de realidad para muchas pequeñas empresas pero también un subidón de autoestima para otras tantas. Si algo nos ha enseñado la pandemia, es la importancia de tener un cliente mimado y fiel, que nos busque y nos quiera encontrar, un cliente que cuando ha podido salir de nuevo, ha acudido a nosotros para volver a ponerse en nuestras manos ¿No es bonito? ¿Qué hemos aprendido? Pues bien, hemos aprendido que el precio no lo es todo, que entrar en guerra de precios entre nosotros solo nos hace más débiles estructuralmente y, donde de verdad tenemos que invertir es en el trato, cuidado y mantenimiento de nuestras clientas y clientes para que ellos mismos nos elijan como su primera opción, como el lugar y los profesionales con quienes se sienten bien y seguros.

Pérdidas del sector de la peluquería tras la pandemia

España tiene un tejido de peluquerías muy amplio. El sector de la peluquería y la estética factura en su conjunto un total alrededor de los 3.500 millones de euros, la nueva normalidad obliga a los salones de peluquería a trabajar con un aforo reducido y atender a los clientes y clientas de forma individualizada.

Esto podrá suponer un problema, ya que tendremos que dejar de lado el “modo multitarea”, por ejemplo, no podremos atender a un alguien mientras  otr@ espera su media hora de color.  

“Tendremos que dejar de lado el modo multitarea”

Además, las nuevas restricciones nos “obligan”, en la medida de lo necesario, a trabajar con cita previa, esto puede afectar a aquellas clientas de impulso, que pasan por la puerta y buscan que sea “su momento” así como el tiempo extra entre citas donde desinfectar la zona de trabajo.

Este tipo de medidas nos obliga a ser, no solo más organizados en nuestro trabajo, también a reinventarnos y ofrecer un mejor servicio de calidad que nos permita incrementar el ticket por cliente para compensar las herramientas de un solo uso y la falta de “multitarea”.

peluquerías en tiempos de COVID-19 GRUPO7

¿Están en peligro las peluquerías?

Al cambio de normativa de impuestos del 2012, donde el IVA de las peluquerías subió del 8% al 21% se suma ahora la pandemia, que ha reducido muy considerablemente el volumen de facturación debido a la cancelación de eventos y a los meses en los que no ha habido actividad. Este incremento de IVA supuso un incremento en los precios de forma proporcional, lo que puede hacer a nuestros salones menos competitivos y donde tras la pandemia se calcula, según un estudio realizado por la Alianza de Empresarios de Peluquería en España (ANEPE), que desaparecerán en torno al 42% de los salones de peluquería, lo que supone el cierre de más de 20.000 establecimientos en España donde el 94% son microempresas de entre 1 y 5 trabajadores.

La otra cara de la moneda

Siempre hay luz al final del túnel, y es que esta pandemia ha modificado la conducta de muchos y ha hecho que nos preocupemos más por nuestro cuidado personal y por nuestra salud. Compromisos como cuidarnos más y ser más saludables son la esperanza del sector de la peluquería y estética en la “nueva normalidad”.

Según los datos del portal Weekendesk.es este año las reservas relacionadas con la salud, cuidado y bienestar se han incrementado, llegando a suponer el 46% del total, esto nos hace plantearnos que esta crisis que se avecina no es meramente una crisis económica, sino una crisis social y de valores donde los sectores que más oportunidades tienen de “surfear las crisis” son aquellos como los de nutrición, salud e imagen personal entre otros.

“Los sectores que más oportunidades tienen de surfear las crisis son aquellos como los de nutrición, salud e imagen personal”

Los salones tenemos la oportunidad de ofrecer un cambio al sector, apostando por un servicio más personal y mimado además de incrementar los servicios a domicilio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *